C. CHIARRONI

  • El cuerpo de este joven acompaña por fin a su género tras someterse a una única operación.
  • Se trata de la primera vez que se realiza en España.

Doctor César Noval

Rafa entró al quirófano hace dos meses con un cuerpo que siempre rechazó. Allí, en la sala de operaciones, se sometió a una cirugía necesaria para alcanzar lo que siempre había deseado: que su cuerpo acompañase a su género, lo que durante años le había atormentado. Porque Rafa no siempre se llamó así. Nació con nombre de mujer.

El caso de este joven de 29 años y etnia gitana no es único, pero sí lo es la cirugía que le practicó el doctor César Noval en el hospital IMED Valencia: faloplastia, retirada de genitales internos femeninos, mastectomía y masculinización facial para marcar la mandíbula en un mismo tiempo quirúrgico. Cuatro cirugías en una después de 17 horas de quirófano. Esta operación supone un hito en la reasignación de sexo mujer-hombre en España, pero no así en hombre-mujer. En noviembre del 2017, el mismo profesional llevó a acabo en el hospital Quirónsalud Valencia una reasignación completa de sexo durante la cual se reconstruyeron mamas, clítoris, vagina y feminización facial.

¿Pero por qué es tan importante que se realicen de forma conjunta y no por separado? La respuesta es clara: la cabeza manda. "Si se someten a cirugías sucesivas en lugar de a una única operación, el proceso se alarga mínimo 2 años. Si hablamos de cosas estándares nos vamos a 5, es un proceso muy invariable a nivel psicológico. Con una única cirugía, el paciente no realiza una intervención pensando en la siguiente, sino que entiende como un proceso final la parte quirúrgica", detalla a 20minutos el doctor Noval.

Rafa, que lleva 15 años con experiencia de vida real como hombre y hace dos decidió someterse a la reasignación de sexo, se enfrentó a la operación en un momento delicado, según explicó este martes el centro: estaba desempleado y solo contaba con el respaldo de su familia política porque su entorno le dio la espalda. "Es esencial que lleguen bien a la cirugía, que no estén solos para que no les genere ansiedad". El apoyo de familiares y amigos es así fundamental para poder afrontar un posoperatorio largo y complejo durante el que se experimentan diferentes etapas. La primera semana se caracteriza por el estado eurófico, pero a ese periodo le sigue otro sentimiento de total depresión. "Nada más salir se ven masculinos, han conseguido su objetivo, pero después de un tiempo encamado se sienten dependientes".

A lo largo de esas 17 horas de quirófano, el equipo médico –ginecólogos, urólogos y cirujanos plásticos– realizó varias intervenciones para que Rafa tenga un pene sexualmente funcional sin prótesis y con sensibilidad, testículos a partir de los labios mayores y uretra membranosa con los labios menores. Para ello, extrajeron del antebrazo la piel necesaria para crear el falo, de unos 16-17 cm.

"Siempre está con la misma turgencia, tanto en reposo como en supuesta erección", detalla Noval. "En principio no necesitará prótesis, salvo que no pueda tener relaciones. La prótesis también tiene la misma turgencia siempre, la diferencia es que se eleva sola, hace de sistema hidráulico". A pesar de que el paciente lleva dos meses una vida normal, el cirujano aconseja que en el tema sexual siga un proceso ordenado y progresivo.

Esta cirugía, no obstante, no la aconseja el doctor a todo el mundo, solo a pacientes sanos y jóvenes que entiendan el proceso "irreversible" al que se someten, así como a las complicaciones que pueden desencadenarse, como la pérdida del falo hasta en un 30% de los casos, trombosis, necrosis o fístulas, como es el caso de Rafa, que después de una larga lucha ha conseguido que su cuerpo acompañe, por fin, a su género.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA