MELISA TUYA

  • Los niños piden sus juguetes influidos por las modas de Internet.
  • "Tenemos que sacar un 60% de novedades cada año para sorprender a los niños".

Muñecas

El sector juguetero español no es demasiado optimista de cara a la próxima campaña navideña. Las expectativas frustradas no invitan a serlo. En la anterior temporada, apoyadas en un 2016 con cifras de venta precrisis y un arranque de 2017 con crecimientos muy importantes, de hasta el 7% hasta septiembre. 

Esas expectativas se vieron frustradas tras que cerró 2017 en positivo, con un incremento en ventas del 2%, pero por debajo de lo esperado. Pinchar en estas fechas tiene una relevancia enorme, ya que el grueso de las ventas del sector juguetero en España se concentran en invierno: el 40% corresponden a las tres últimas semanas del año.  "Es un momento del año en el que nos jugamos, si no todo, casi todo. Prácticamente un 75% de las ventas. Y la tendencia no es precisamente a desestacionalizar", explica José Antonio Pastor, presidente de la AEFJ.

Para 2018 el crecimiento que calculan oscila entre el 1% y el 2%. Este año no ha sido bueno de momento, con un acumulado hasta octubre un 2% por debajo del año anterior. "Varios factores han influido en un resultado negativo en varios meses, como la situación de en todo el mundo y de New Poly, La Grand Recré en Francia, que está ahora pendiente de decisión de juzgado sobre su continuidad. Afortunadamente la situación del primero de ellos ya está solucionada y está aportando normalidad", apunta Pastor.

Cada niño recibirá entre entre 8 y 9 juguetes, lo que se traduce en un presupuesto de unos 190 euros.  ¿Cuáles son las tendencias en el sector del juguete para esta campaña?

"Si hay alguna categoría que esté destacando este año son las muñecas, que nos viene muy bien a la industria española que es una gran fabricante de muñecas, con muchas pymes dedicadas a ello", explica Pastor. En 2017 fueron la categoría estrella en todas sus vertientes, con un incremento en ventas del 19,7%. Y junto a ellas siguen imperando los juguetes coleccionables, que con frecuencia son también muñecas.

No obstante, el presidente de la AEFJ comienza destacando a los juguetes dentro de la categoría de deporte y aire libre, cuyas ventas el pasado año crecieron un 7,7%. "Son tendencia los juegos de actividad, frente al sedentarismo de las pantallas. Es una necesidad de los padres que se une a un deseo de los niños que  juegan más en casa pero quisieran jugar más fuera. En un extremo serían juguetes deportivos, pero también hay juguetes como  los radiocontroles que te obligan a salir o los juguetes que les traen la naturaleza dentro de casa o les animan a experimentarla fuera. Por ejemplo juegos de experimentación o steam". 

Pastor también destaca "las mascotas interactivas, que van incorporando avances tecnológicos a los precios que puede soportar el sector del juguete", así como los juegos de mesa y los juguetes para 'kidults'. "Son coleccionables de figuras de acción, de modelismo, juguetes que tiran del recuerdo de la infancia y de la pura diversión. A partir de los 8 años los niños empiezan a jugar a otro tipos de cosas y por eso los perseguimos llamándolos así".

Un universo cambiante

Los jugueteros confían en que esta campaña navideña levante el año, pero hay mucha incertidumbre y las causas son variadas.

Los niños no buscan inspiración para rellenar sus cartas de peticiones en unos pocos y controlados canales. Su universo de referencias se ha expandido con Internet y, particularmente, con , que hace que surjan fenómenos como el de o , muñecos mexicanos cuya obtención volvió locos el pasado año a muchos padres y que este año llegaron a España para agotarse casi al instante.

"Se ponen cosas de moda sin que haya habido ninguna publicidad que los adultos hayamos visto, que van por otros medios. Pero al final el juego está, la necesidad del niño de jugar también. Los juguetes se mueven por otros lados, pero se mueven. Nosotros como industria nos debemos adaptar. Este martes presentábamos un estudio en el Instituto Tecnológico del Juguete y una de las claves era que los niños quieren ser youtubers. Los talentos digitales se llaman ahora. Lo que sea.  Están ahí, se ven y tenemos que incorporarlos, utilizar los medios que tenemos para llegar a los niños allá dónde estén".

Tal vez vinculado a lo anterior, las modas aparecen y desaparecen a toda velocidad. Todo un reto para los fabricantes, para los que la innovación es obligada desde sus inicios pero en los últimos años es vertiginosa. "Tenemos que sacar un 60% de novedades cada año para sorprender a los niños. Hay que aprender sobre la marcha, ya no podemos esperar tres años a consolidar nada, y tenemos que acostumbrar a nuestros procesos como industria a responder de esta manera, aparcando miedos".

Y algo más complicado de solventar, los niños dejan pronto de pedir juguetes en Reyes para solicitar otro tipo de cosas. "La pantalla les quita el tiempo de juego de niño", apunta Pastor, recalcando que hay diferencias entre géneros: "Las niñas son más jugonas más tiempo y son más sociales; los niños son más tecnológicos y están más cómodo en el juego solitario".

Más factores.  Los hábitos de compra de los adultos que ayudan a Papá Noel y a los Reyes Magos a llenar sus sacas están cambiando, dando cada vez mayor relevancia a Internet. El 18% de las ventas ya proceden en España de ese canal, que hace muy poco era apenas representativo. No alcanzamos casi el 40% de otros países, pero José Antonio Pastor, aunque defiende que por lo visto en otros mercados  "hay un techo", no cree "que nos vayamos a quedar en ese 18%".

También está al orden del día que bajo árboles decorados y junto a calcetines se amontonen los juguetes de baja calidad o directamente copias.  "Perdemos cientos de millones por las falsificaciones. El niño tiene que jugar, si lo hace con un juguete seguro, de calidad, pensado para él, pues mejor.  Estos valores del juguete que tantos quebraderos de cabeza nos dan a los fabricantes muchas veces no se premian por el consumidor, que acude a algo que sabe que es de mala calidad, que está copiado o que incluso . Productos aparentemente iguales y con diferencias ostensibles de precio esconden materiales, calidades, seguridad, esfuerzo, inversión, tercermundismo, etcétera".

¿Sitios como AliExpres están haciendo también un daño creciente?. "En cuanto a producto desleal sí, en cuanto a canal para nosotros es un canal online más", apunta el presidente de los fabricantes de juguetes. 

"Para la distribución es un gran reto, pero también una gran oportunidad", cree Pastor, "el local tradicional entró en pánico de alguna forma con Amazon, Toys R Us, Youtube... Pero si algo bueno tiene la estacionalidad para nosotros es que cuando llegan los Reyes, a una casa en la que hay niños llegan juguetes. ¿Dónde está la experiencia de juego ahora que todo es digital, que los niños no juegan en los parques? Tenemos unas tiendas fantásticas repartidas por todas las poblaciones que lo pueden aprovechar".

 


Read full article on Economía


Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA