SPORTYOU

  • El Real Madrid ganó su cuarto partido consecutivo con el argentino en el banquillo.
  • El partido contra el Celta era el límite que tenía su carácter de provisional.
  • Isco, el gran olvidado de Santiago Solari.

Santiago Solari

Santiago Solari ha apagado el fuego que se encontró tras recibir el encargo de dirigir a la primera plantilla de un Real Madrid en crisis. El entrenador argentino cuenta sus partidos al frente del conjunto blanco por victorias, cuatro de cuatro, con una última en Vigo en la que tuvo que demostrar su mano izquierda y su capacidad de inventiva ante las adversidades, en forma de lesiones.

Los números están con Solari: cuatro victorias, 15 goles a favor y sólo dos en contra, ambos recibidos en Balaídos. El Real Madrid llegaba de la mayor crisis goleadora de su historia, y sale no sólo reforzado, sino que tras la derrota del Barcelona ante el Betis, vuelve a acercarse a los puestos de arriba. Con 20 puntos, está a cuatro de los culés, pero tiene a tiro a Sevilla, Atlético, Alavés (empatados con 23) y, sobre todo, Espanyol (21).

El cartel que le colgó el Real Madrid de provisional pende de un hilo. La plantilla está con Solari, los resultados también y la afición parece más calmada: ahora le toca decidir a Florentino Pérez, en un parón de selecciones que se antoja perfecto para reflexionar.

Mientras, Solari no se moja. Sonriente, tras el partido en Balaídos señaló que él no ha dado con ninguna tecla. "Ojalá fuera esto un órgano, pero son ellos los que salen y juegan", dijo, dando importancia a sus futbolistas en un discurso que recuerda mucho al de Zidane. Para él, "lo importante es hacer lo necesario para el bien del equipo, lo demás no importa", señaló sobre su destino.

"Los planes son de a poquito. A priori, mañana tengo libre", bromeó, a la espera de que le comuniquen su futuro que, cada vez más, pinta de blanco.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA