JORGE GARCÍA

Geriátrico

Tras la denuncia por robo presentada este lunes a la directora de la residencia de mayores Bellavista de Salamanca, a raíz de que esta apareciese en el programa de Alberto Chicote ¿Te lo vas a comer?  con una joya perteneciente a una interna que había fallecido con anterioridad, salta al debate público la situación en estos centros y las condiciones a las que se ven sometidos los usuarios.

Este no es, en absoluto, el primer caso en el que se detectan prácticas abusivas para con los ancianos. Sin ir más lejos, la razón de que el programa se centrase en grabar en esta residencia es la denuncia de una mujer cuya madre había muerto por deshidratación a los 15 días de su ingreso en ese mismo centro. 

De hecho, el maltrato, la negligencia y las vejaciones de distintas clases parecen repetirse con triste frecuencia en muchos centros para personas mayores. De acuerdo a la  Red Internacional para la Prevención del Maltrato a las Personas Mayores (INPEA), el 25% de los maltratos a mayores tiene lugar en el seno de las instituciones.

Precedentes de maltrato en residencias

Como un ejemplo especialmente llamativo, fue famoso el caso de un celador del geriátrico de Olot (Girona) que en 2010 confesaba haber matado a tres ancianas utilizando un agente corrosivo.

Habitualmente, no obstante, se dan casos menos extremos. Más recientemente, en 2015, los internos en la residencia Adolfo Suárez de Madrid, tan sólo un mes después de su apertura, denunciaron la desatención que sufrían, aduciendo que en ocasiones faltaba comida, desaparecían medicamentos, se producían robos y  se ocasionaban peleas entre los ancianos.

Ese mismo año, la Policía Nacional de Paterna (Valencia) imputaba a la responsable de una residencia por tener a seis ancianos desatendidos y en pésimas condiciones higiénicas.

En 2017, en Barcelona, se desató la polémica cuando cinco residencias recibieron quejas, a raíz de las cuales los servicios de inspección encontraron un brote de Sarna en la residencia El Molí Vía Favència que afectaba a tres usuarios. En este caso, la Generalitat de Catalunya  tomó medidas, no prorrogando los contratos a estos centros.

En marzo de este mismo año, trascendía a los medios el caso de la directora de un geriátrico de Valladolid, que era detenida por el robo de 12.000 euros y varios objetos que incluían un ordenador portátil, una televisión y joyas.

Una historia similar se repetía en La Rioja apenas seis meses después, cuando la Guardia Civil detenía a una trabajadora de un centro de mayores por el robo de pertenencias y dinero en efectivo hasta un valor cercano a los 3.000 euros.

Factores de riesgo y consecuencias

Estos casos nos hablan de la vulnerabilidad de las personas mayores, que, por la dificultad que tienen para defenderse, frecuentemente sufren abusos de esta clase. En 2016, la Unión de Pensionistas denunciaba que el 7% de los ancianos en España sufre algún tipo de maltrato por parte de sus cuidadores, pese a que sólo el 10% de estos lo denuncia. Más recientemente, la OMS publicó un estudio de alcance global que elevaba esta cifra a una de cada seis personas. La mayoría de estas veces, el maltrato que se ejerce, más que pura violencia física, reside más bien en la negligencia o en maltrato psicológico.

El cuidado de una persona mayor dependiente, especialmente si esta esta afectada por problemas como demencia senil o alzhéimer, puede suponer una carga de estrés muy grande, especialmente cuando es una sóla persona la que debe ocuparse del emfermo. A menudo, estas personas son hostiles e incluso maltratan a quien está cerca sin ser conscientes de ello, por lo que delegar el cuidado en profesionales puede ser la mejor manera de garantizar que estas personas tengan unas condiciones dignas.

A pesar de todo, el maltrato, aunque es más frecuente en aquellas personas de cuyo cuidado se encarga un familiar, puede aparecer también cuando es un profesional o un centro el que se hace cargo, y puede ocasionar secuelas graves, como cuadros depresivos o de ansiedad en las personas que lo sufren. Es por esto que historias como estas son particularmente lesivas para la sociedad, pues erosionan gravemente la confianza en los centros geriátricos.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA