D. G. M.

  • Los economistas destacan que el aumento será beneficioso a corto plazo pero no acaba con la precariedad.
  • Raúl, repartidor: "El SMI debería garantizar poder vivir".

Sánchez e Iglesias

Sin lugar a dudas, el punto del acuerdo de PSOE y Podemos para aprobar los próximos Presupuestos Generales del Estado que más está dando de hablar es el relativo a la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros al mes –que el grupo liderado por Pablo Iglesias quiere aprobar a principios del año que viene–.

Esta cifra supone un 22,3% más que la cifra actual (735 euros) y 50 euros más que la pactada  por el anterior Gobierno, patronal y sindicatos para 2020 si se cumplían ciertas condiciones económicas.

Mientras que el Gobierno defiende que esta medida aumentará las cotizaciones a la Seguridad Social y creará empleo, la patronal CEOE asegura que "cuestiona el diálogo social" y tendrá "efectos negativos en la negociación colectiva" y el FMI recomienda al Ejecutivo ser "cuidadoso" con estos incrementos.

Más de una semana después del anuncio de acuerdo –y con dudas sobre cuándo y cómo se aplicará esta medida–. preguntamos a expertos en economía sobre los pros y los contras de esta polémica decisión.

Luces...

Subida de salarios. La ventaja más evidente es que las personas que cobran el salario mínimo van a ver aumentado su sueldo. Para el decano del Colegio de Economistas de Madrid, Pascual Fernández, "que suba el SMI es bueno, en nuestro país hay margen de subida". El aumento garantiza un mayor poder adquisitivo del medio millón de personas –según las estimaciones– que cobra el mínimo.

Nos acerca a europa. España es el octavo país de la UE con el salario mínimo más alto en la actualidad, aunque muy lejos del séptimo, Reino Unido (1464 euros al mes) y más de mil euros por debajo del de Luxemburgo, el país con el SMI más alto del grupo, 1999 euros al mes. En el último puesto  se encuentra Bulgaria, con solo 261 euros al mes de mínimo.

Aumenta la cobertura. El investigador asociado de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), Florentino Felgueroso, asegura que la cobertura del salario mínimo –el porcentaje de asalariados que cobran el SMI– aumentará de una tasa de entre el 3,2 y el 3,8%, según el mes, a otra entre el 7,6 y el 8,9 el próximo año. En otras palabras, se beneficiarán más personas del aumento del SMI que con la última subida de 2017.

Mejora las cuentas públicas. Como aseguraron las ministras de Economía y de Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, la subida del SMI incrementará en 2.000 millones de euros  las cotizaciones a la Seguridad Social. "En términos de empleo, mejora del saneamiento de las cuentas públicas en las que la seguridad social y las pensiones estén saneadas", destacó Montero.

... y sombras

Futuro incierto. "Es difícil decir qué pasará en el futuro con esta subida del SMI porque los estudios que se han realizado no dan una respuesta concreta", destaca José García-Montalvo. catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra. "Un aumento tan sustancial en poco tiempo no se ha producido en ningún otro lado", coincide Felgueroso. Los economistas coinciden en que la productividad de las empresas será una de las claves que garanticen el empleo después del aumento de salarios.

No combate  parte de la precariedad. Los expertos avanzan que la subida del SMI ayudará poco a los más vulnerables. "Es más preocupante la persona que no cobra nada que la que cobra 900 euros", apunta García-Montalvo. Pascual Fernández deja caer que es necesaria "una reforma del mercado laboral" que pueda paliar la precariedad –más de 670.000 personas se encuentran buscando empleo desde hace 4 años– además de esta medida.

Lo sufrirán los autónomos. Lo avisó hace unos días Lorenzo Amor, presidente  de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), y lo avalan los economistas. "Para los autónomos que tengan una persona o dos contratadas con el salario mínimo, afrontar una subida de sueldos de más del 20% supone un aumento importante de los costes", destaca Felgueroso a este periódico.

Posible pérdida de empleos. Aunque no se sabrá "hasta la EPA del primer y el segundo trimestre de 2019", según apunta el decano del Colegio de Economistas de Madrid, "es posible que afecte de manera perjudicial al empleo". Fernández ejemplifica: "Una empresa que se planteaba hace dos meses contratar a 5 trabajadores, si sube el salario mínimo contratará solo a 4 y se perderá un empleo". Este problema afectará, según el experto, a empresas "con un problema de productividad".

Raúl: "El SMI debería garantizar que se pueda vivir"

Con 18 años y una FP recién terminada, Raúl tuvo que ponerse a trabajar como repartidor de comida rápida "porque tenía que entrar más dinero en mi casa", según cuenta a 20minutos.

Lleva 5 años en su puesto y de media cobra el salario mínimo, aunque su empresa le dice cada semana las horas que va a hacer. "A veces son más y a veces menos, es difícil hacer planes de una semana para otra sin saber cuando vas a trabajar". Actualmente comparte piso porque denuncia que en Madrid "es muy complicado vivir solo".

Para Raúl, que su sueldo se vea incrementado en más de 160 euros al mes supone un "alivio" para sus apretadas cuentas, aunque sigue creyendo que "900 euros por 40 horas a la semana es una miseria. El SMI debería garantizar que se pueda vivir. Con lo que sube el precio de los alquileres, la gasolina... no llega a cubrir todo".


Read full article on Economía


Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA