CLARA PINAR

Inés Arrimadas

La comparación que ha hecho este jueves la vicesecretaria del PP Isabel García Tejerina, entre lo que sabe un niño andaluz y un niño de Castilla y León es uno más de los errores que en los últimos años han incendiado las relaciones entre comunidades por comentarios que van desde los índices de obesidad en Galicia, la importancia que tienen Ceuta y Melilla para España o de dónde vienen los niños que esnifan cola.

En lugar de pasar a los ataques personales, que también los hay, políticos de todos los partidos han soliviantado los equilibrios territoriales o entre partidos, en campaña o fuera de ella, con frases por las que en muchas ocasiones han tenido que pedir perdón o, incluso dimitir.

Es el caso de la entonces concejal del PSOE en Vilagarcía de Arousa Susana Camino tuvo que dimitir en mayo de 2014 por un comentario en Facebool, en el que se refirió de la siguiente manera al asesinato de la todopoderosa presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, del PP: "No quiero comentar pero quien siembra vientos recoge tempestades".

Los políticos catalanes son unos de los principales emisores de comentarios desafortunados hacia otras comunidades autónomas. Los hay desde todos los partidos.

El entonces presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, negó la independencia de Cataluña de España con el argumento de que "España sin Cataluña no sería España. No estamos hablando de Ceuta y Melilla", lo que le valió tener que disculparse ante el presidente ceutí, Juan Vivas.

En año pasado, la líder de Ciudadanos en el Parlament, Inés Arrimadas, tiró de una ironía mal entendida según qué latitudes durante un rifirafe con el entonces president, Carles Puigdemont, que sostenía que si Cataluña se independizara de España mejoraría en indicadores sociales. "¿La obesidad infantil? Si se deja de vivir con los gallegos seguro que eso mejora", le respondió ella.

También desde Cataluña, la exconsellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia Dolors Bassa afeó en 2016 a la presidenta andaluza, Susana Díaz, que no atajara el problema de los menores inmigrantes no acompañados y aseguró que "los niños que esnifan cola vienen de Andalucía".

Acentos y ambulancias

Tal y como ha sucedido este jueves, Andalucía también fue la diana del comentario que en 2010 hizo el dirigente del PP madrileño Juan Soler en relación a Trinidad Jiménez, que ese año se presentó las primarias del PSOE para ser candidata a la Alcaldía de Madrid. "Es una candidata floja para Madrid", dijo Soler. "Su acento la hace más apta para Dos Hermanas o Vélez-Málaga, suena extraña, le faltan fondo y cuajo madrileño", añadió antes de tener que disculparse.

En 2014, el entonces diputado del PNV en el Congreso, Emilio Olabarría, también levantó polémica por su reflexión tras la muerte de una niña habitante del condado de Treviño, un territorio que forma parte de Burgos pero que está insertado dentro de la provincia de Álava, debido a que la ambulancia que debía llevarla al hospital tardó demasiado. "Si Treviño hubiera estado integrado en Álava y formalmente integrado en los servicios de Salud de Euskadi, que son los que tienen los ratios de aliad más alta del Estado español, episodios de esta naturaleza se habrían podido evitar".

Machismo y clasismo

Además de afrentas territoriales, en otras ocasiones los comentarios más polémicos de los políticos han tenido tintes machistas o clasistas.

El exministro y actual comisario de Energía, Miguel Arias Cañete, tiene ejemplos para las dos categorías. Fue tachado de machista cuando tras un debate en 2014 contra la candidata del PSOE en las elecciones europeas, Elena Valenciano, subrayó que "el debate con una mujer es difícil. Si demuestras superioridad intelectual, es machista".

Muy criticado había sido años antes al afirmar que "ya no hay camareros como los de antes" para referirse a que la mano de obra inmigrante no es tan cualificada como la española. "Aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos uno cortado, un nosequé, una tostada con crema, la mía con manteca colorada, cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia", dijo.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, del PSOE, también tuvo que disculparse por dudar de las aptitudes políticas de una concejal de Ciudadanos "al haber sido anteriormente una trabajadora en una tienda del centro comercial VallSur".

La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, fue hace poco diana de otro comentario machista, el que hizo a través de Twitter el dirigente madrileño del PP Ángel Camacho, que apreció que "o Villacís se ha comido toda una fábrica de bollos o se está poniendo fondona".

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA