CLARA PINAR

  • Según la ministra de Hacienda, supondrá 2.000 millones más en cotizaciones a la Seguridad Social.

Montero, Celaá y Calviño defienden la subida del SMI

Las ministras de Economía y de Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, han salido este lunes en defensa de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros porque no sólo mejorará los ingresos de las familias sino que también será bueno para las cuentas públicas, en cotizaciones a la seguridad social e incluso en las expectativas de la creación de empleo.

Cada una en relación a sus propias competencias, las dos ministras más importantes del área económica del Gobierno han defendido una de las medidas que más impacto han provocado en el pacto que firmaron la semana pasada el Gobierno y Podemos, que será la base del Presupuesto para 2019, cuyo borrador se enviará a la Comisión Europea a lo largo de este día.

Según los datos que ha facilitado el Gobierno este lunes, la subida del salario mínimo de 850 a 900 euros supondrá unos gastos de 430 millones de euros, pero sin impacto en el gasto del Presupuesto para 2019 que estudiará la Comisión Europea.

Por el contrario, las dos ministras han destacado beneficios que van desde la mejora de la economía particular de los trabajadores hasta una posible creación global de empleo, atendiendo a lo que ha pasado en otros años de subidas.

Así, Montero ha estimado en 2.000 millones el incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social por la subida del SMI de 850 a 900 euros que pactaron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

"Para la hacienda pública permite incrementar las cotizaciones de la Seguridad Social. En términos de empleo, mejora del saneamiento de las cuentas públicas en las que la seguridad social y las pensiones estén saneadas", ha asegurado.

Por su parte, Calviño ha recordado que "la evolución del empleo ha sido muy positiva en los años en los que ha habido incrementos en el SMI" y se ha referido a los años 2004-2005, cuando pasó de 460 a 600 en varias fases, y a 2017-2018, cuando llegó a los 850 actuales.

En estos años, ha dicho la ministra de Economía, "la creación de empleo no sólo no se ha resentido sino que se ha acelerado".

No obstante, Calviño también ha defendido la subida pactada entre el Gobierno y Podemos por una situación de "salarios muy reducidos a pesar del crecimiento económico" y atendiendo a indicadores que hablan de un 14% de trabajadores pobres, en situación de riesgo de pobreza.

Asimismo, ha incidido en que "casi un 70% de las personas que cobran el SMI son mujeres, estamos hablando de cerrar la brecha salarial", ha dicho, "un hecho que tiene que ser observado".

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA