SINC

  • En ciudades con mucha contaminación, el beneficio puede ser menor en personas no fumadoras.
  • El estudio sugiere la necesidad de mejorar la calidad del aire para que la actividad física tenga efecto.

Ejercicio entre polución

Hacer ejercicio físico de manera regular mejora la función pulmonar en las personas que fuman, independientemente de los niveles de contaminación atmosférica. Es la principal conclusión de un estudio realizado con 4.500 participantes de nueve países europeos, liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en el marco del proyecto 'Ageing Lungs in European Cohorts' (ALEC).

El estudio, coordinado por el Imperial College de Londres, indica que la actividad física regular se asocia con una mejora de la función pulmonar en las personas fumadoras en ciudades europeas, independientemente de los niveles de contaminación del aire. Un trabajo previo del mismo proyecto concluyó que el ejercicio regular se asociaba con una mejor función pulmonar entre las personas fumadoras, pero no se analizaron datos de exposición a la contaminación del aire.

La nueva investigación, publicada en la revista Environment International, se planteó como objetivo evaluar si la exposición residencial a la contaminación del aire modifican el efecto de la actividad física en la función pulmonar, tanto de las personas fumadoras como de las que nunca han fumado.

El trabajo analizó los datos de 2.801 personas que nunca habían fumado y 1.719 personas fumadoras de Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España, Suecia, Suiza y Reino Unido, participantes de la Encuesta de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea (ECRHS).

Durante diez años se hizo un seguimiento de las y los participantes, de entre 27 y 57 años al inicio del estudio: fueron clasificados como activos si hacían ejercicio con una frecuencia de dos o más veces a la semana y una duración de una hora a la semana o más. La función pulmonar se evaluó mediante la prueba de la espirometría.

Las conclusiones indicaron que la actividad física regular fue asociada con una mejor función pulmonar entre las personas fumadoras, independientemente de los niveles de contaminación del aire. En cuanto a las personas no fumadoras, el ejercicio pareció tener beneficios para la función pulmonar en zonas con niveles de contaminación del aire bajos o medios, pero estos resultados fueron menos claros en zonas urbanas más contaminadas.

Elaine Fuertes, primera autora de la publicación, destaca que “los resultados refuerzan el mensaje de que la actividad física es beneficiosa para la salud, incluida la salud respiratoria”. “Sin embargo, nuestros datos sugieren que puede haber cierta atenuación de este efecto entre las personas no fumadoras que viven en ciudades con niveles de contaminación altos. De confirmarse ésto, las políticas destinadas a controlar los niveles de calidad del aire garantizarían el máximo beneficio de las medidas de promoción de la actividad física”, añade.

“Muchas formas de actividad física tienen lugar al aire libre, como ir en bicicleta, caminar o correr, y además se promueve el transporte activo como un método para reducir tanto los niveles de contaminación del aire como el sedentarismo. Así, entender la relación entre contaminación del aire, actividad física y función pulmonar es imprescindible para la toma de decisiones en los ámbitos de la salud pública y la planificación urbana”, valora Judith Garcia-Aymerich, coordinadora del trabajo.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA