PAULA ARENAS

  • "Ninguna máquina podrá reemplazar al teatro, es contacto directo con el público".

Josep María Flotats

Tras un éxito probablemente insospechado en el Teatro María Guerrero de la obra Voltaire, Rousseau. La disputa, Josep María Flotats volvía a subirla a escena, junto a Pere Ponce, el pasado 20 de septiembre en el madrileño Alcázar.

¿Cómo sobrevive una obra de tan altos vuelos como La disputa?
Porque son dos máximas figuras, dos grandes pensadores que se encuentran y enfrentan. La esencia del teatro es la palabra. Desde la tragedia griega es hacer revivir las ideas de los grandes intelectuales para volverlas a poner en debate.

¿Al teatro a aprender?
Y a distraerse también.

Aprender de contrabando pues…
Cuando lo montamos en el María Guerreo los críticos decían: "Es increíble hasta qué punto la gente sigue un debate entre dos hombres a tal nivel". Pero es que lo hemos contado de tal modo que lo puede entender cualquiera. No olvidemos que en el XVII Voltaire era el autor más exitoso de Francia, era un héroe nacional.

Así que ¿cómo no entenderlo ahora?
Son otros tiempos y los medios se han multiplicados por diez mil. Antes el único medio era el teatro. Y además hay multitud de espectáculos en una ciudad grande, aunque algunos no son obras de teatro, sino divertimentos. Y nuestra sociedad quiere rapidez, no profundiza, quieren trabajar mañana con el sueldo del jefe y tener éxito y dinero. Pues te lo tendrás que currar un poco más. Los del teatro somos los últimos mohicanos, arqueología y al mismo tiempo somos la parte humana del arte que ninguna máquina podrá reemplazar. Ninguna máquina podrá reemplazar el contacto directo con el público. La gente hace colas de tres días para ver a las grandes figuras del rock.

¿Qué lección pondría como la primera para la sociedad?
La más importante o prioritaria en la obra es: dos pensadores que tienen dos conceptos opuestos de la sociedad y se oponen, pero cada uno es profundamente honrado y convencido de que él está en una verdad y lo explican. Dialogan y se oponen. No se podrán entender pero hay respeto al otro. Voltaire le dice a Rousseau: “Todos tenemos respeto hacia un loco, pero cuando un loco se vuelve furioso tenemos que atarlo. Si no, la intolerancia se transformaría en vicio” Y esos son los límites con los que hay que jugar. La sociedad muy permisiva puede generar monstruos. Rousseau dice: "Todos somos culpables y al tiempo inocentes, somos el producto que la sociedad ha hecho de nosotros. Voltaire responde: "Antes de ser culpables o inocentes, somos responsables".

Los dos tienen verdades transcendentales…
Sí, y el público oscila. Yo soy débil con Rousseau, pero es que fue el primer comunista, el primero que dijo: todos tenemos derecho a ser iguales. Pero ¿y cómo se consigue? Voltaire dice: la política nunca es algo más que la posibilidad ofrecida a gente sin escrúpulos de oprimir a gente sin memoria.

Hay que recordarlo…
Claro. Si no queremos ser rebaño, tengamos memoria antes de ir a votar algo.

Llegados a este punto igual habría que hacer examen antes de votar…
Ya decía Sartre: “Un ciudadano, un voto; pero uno que tiene estudios universitarios y uno que no ha ido al colegio ¿tienen las mismas informaciones para votar?"

¿Nos faltan filósofos?
Yo digo que en la UE necesitamos uno o dos Voltaire, porque ¿dónde vamos?

Cuando mira atrás, ¿o no hace balance?
No soy nostálgico. Lo que me interesa es mañana, no ayer.

Pero la memoria es fundamental…
Sí y si miro veo que he tenido el privilegio de trabajar mucho, hacer teatro de alto nivel literario y con gente maravillosa y defender ideas a través de autores.

Bueno, cuando ha tenido que defender algo usted, sin autores, lo ha hecho…
Sí. Y para mí es militancia estar en un escenario con Voltaire y Rouseau. Si me lo hubiera inventado, estaría dando un mitin. Soy un apóstol del evangelio de Voltaire.

¿Pensó que se podría llegar a este escenario?
Yo cada día entiendo menos el mundo, no sé por qué va así. Cuando tratas de informarte, no lo logras del todo. Información por ambos lados sesgadas o no del todo dicha. Un ejemplo de lo que estamos viviendo: de golpe Rusia es como fue en pleno comunismo el enemigo terrible y casi la culpable de todo. Pero ¿me estáis vendiendo la moto? América es la casta, pura y perfecta y Rusia, la mala. ¿Es que estáis preparando la III Guerra Mundial para justificarlo?

¿Cómo hemos llegado aquí?
El país de la libertad que representaba América vota a Trump, entonces dice: ojo, parece que estamos dando pasos atrás. La humanidad está dando pasos atrás.

¿Censura en literatura y teatro? Lo comercial manda...
Parece que lo serio quiere decir aburrido. Coge Tolstoi y no te vas a aburrir un segundo. Dicen: es que es muy gordo. Pues mejor: es como tener muchos caramelos.

¿Esperanza?
Yo soy un pesimista activo. No soy muy optimista pero hay que seguir adelante con ganas de cambiar.

Lo que ya se llama “tema catalán”...
Sí, pero como todos hablan del tema catalán, yo quiero hablar de teatro.

En cuestión cultural le pregunto.
Hay una vida teatral activa que se ha iniciado y que sigue pero los recortes de presupuestos en teatros ha afectado mucho. Como a toda la sociedad. Pero el teatro el 21%, es ello que siguen teniendo las facturas de teatro como una joyería. Eso no ah cambiado. Hay un público. El teatro siempre, el buen teatro es el reflejo de la sociedad. La soc está enfermo así que el teatro está enfermo y la última demostración es el linchaje al pobre Lluis Pasqual, director del Teatro Nacional. Es una vergüenza, un escándalo. Cualquiera en una red puede decir eres un ladrón, y resulta que eso queda.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA