HÉCTOR M. GARRIDO

  • La medida aprobada el viernes por el Gobierno afectará a todos los lácteos: leche, yogures, queso, requesón...
  • Los ganaderos aplauden una medida que ven con recelo desde CNMC por si "restringe la libre competencia".
  • ANÁLISIS: .

Vasos de leche

La exigencia cada vez mayor del consumidor de saber qué se mete al estómago y la intención de potenciar al sector lácteo español, empujaron ayer viernes al Gobierno a aprobar un Real Decreto que obligará en a los fabricantes a detallar el origen de estos alimentos en su etiquetado.

Estas son las claves del decreto del Ejecutivo.

¿Qué es lo que ha aprobado exactamente el Gobierno?

La norma obliga a que las etiquetas de los productos lácteos incluyan dos informaciones: el país en el que se ha ordeñado el animal y el país en el que se ha producido la transformación de la leche usada como materia prima. "Se contribuye a crear un marco idóneo en el sector lácteo, donde todas las partes interesadas podrán salir beneficiadas, tanto los productores como la industria y el consumidor", explica el Gobierno.

¿A qué productos va a afectar?

A todo tipo de lácteos procedentes de cualquier animal de abasto, ya sea la vaca, la oveja o la cabra. La orden se extiende además tanto a la , como al resto de derivados lácteos: la nata, la leche condensada, la mantequilla, la cuajada, el yogur, el queso, el requesón y cualquier otro producto que use la leche como materia prima (el kefir, por ejemplo). Eso sí, solo se obligará a indicar el país de origen en la etiqueta cuando la leche suponga más del 50% del producto.

¿Cuándo empezaremos a ver el origen en las etiquetas?

El ministerio ha dado cuatro meses a la industria láctea para que adapte su envasado. El plazo comenzará a contar desde la publicación de la orden en el Boletín Oficial del Estado (BOE), por lo que la orden estará en vigor probablemente a finales de enero. "Así la industria láctea tendrá tiempo para adaptarse", dice el ministerio sobre una exigencia que se extenderá durante los dos próximos años.

¿Y los productos que ya están en el supermercado?

Esos productos, evidentemente, ya no pueden modificar su envase porque se han fabricado antes del Real Decreto. El Gobierno les ha eximido de cumplir la norma y permitirá su venta hasta que las existencias se agoten.

¿Qué dirá esa etiqueta?

Depende. Si se ha producido en España tanto el ordeño como la transformación, la etiqueta incluirá la mención "España". Si alguna de las actividades tuvo lugar fuera de España, la etiqueta distinguirá por un lado el "país de ordeño" y por otro el "país de transformación" —si el origen no es comunitario debe inscribirse la expresión "fuera de la UE"—. Y en todo caso, el origen debe escribirse con letras del mismo tamaño y color que la lista de ingredientes y situarse cerca de esta lista sin que ningún elemento intermedio distraiga al consumidor.

Y esto... ¿cómo beneficia exactamente al consumidor?

Los beneficios para él serán dos. Por un lado, conocerá el origen del producto que consume, un ejercicio de transparencia que aprecia el 88% de los españoles, según algunas encuestas citadas por el Gobierno. Por otro lado, sabrá si el ordeñado —o al menos la transformación del lácteo— se ha realizado en España, una información que le permitirá decidir si apoya la industria local o si le da igual y prefiere consumir leche de otros países.

¿Y el precio?

"Nosotros creemos que no va a afectar en absoluto", explica a 20minutos Lorenzo Ramos, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). "Lo que queremos es que la leche de origen español, que es de calidad, se pague como se tiene que pagar. Lo que no puede ser es que algunas grandes superficies usen la leche como producto reclamo y vendan producto excedentario de otros países, algo que al final nos repercute en una bajada de precios".

¿Cómo beneficiará al sector lácteo?

Era una exigencia del sector desde hace tiempo. Según las encuestas citadas por Agricultura, el 86% de los distribuidores estiman que el identificativo de origen español aumentará sus ventas. "Es una fórmula que suma a la hora de valorizar y visibilizar nuestra producción y el trabajo de nuestros ganaderos", dicen desde la cooperativa agraria COAG. "Es una buena medida que llevamos mucho tiempo reclamando y por la que hemos trabajado intensamente", añaden en UPA.

Entonces... ¿ninguna pega?

Alguna se pone. La cooperativa COAG considera que el decreto se queda corto por dos motivos: primero, porque no es definitivo y solo se aplicará dos años. "Puede perder sus efectos en caso de que la Comisión Europea adopte algún acto de ejecución en otro sentido", dicen desde la organización. Y segundo, porque el Gobierno no menciona cómo controlará a la industria y cómo la sancionará si se producen incumplimientos.

¿Y nadie se opone al etiquetado obligatorio?

Sí, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El organismo que vigila el correcto funcionamiento de las relaciones comerciales cree que obligar a incluir el origen de la leche en las etiquetas "puede contribuir a compartimentar el mercado por zonas geográficas, restringir la libre circulación de mercancías y afectar a la competencia", por lo que considera que .

¿De dónde viene todo esto?

La transparencia es uno de los motivos, pero quizás no ha sido el más importante para dar luz verde a esta medida. Lo cierto es que los ganaderos llevan tiempo que empezaron a padecer tras el veto ruso y la desaparición de las cuotas: los precios se hundieron y muchos se vieron obligados a cerrar sus explotaciones porque el coste de producir cada litro superaba el precio que recibían por su venta a la industria transformadora. Hace tres años que incluía la obligatoriedad de este etiquetado: pero hasta ese viernes esa medida no se ha puesto negro sobre blanco.

¿La medida funcionará para reanimar al sector?

Es lo que espera el sector. La Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) constató en 2016 que España importó 751.000 toneladas de productos lácteos y exportó 611.000. Es decir, . "Francia fue el primer país de la UE en poner en marcha esta medida en 2017 y ha reducido un 45% sus importaciones de leche en tan solo año y medio de aplicación", dicen esperanzados desde COAG.

Y después de etiquetar la leche, ¿se hará en más productos?

La novedad del decreto aprobado por el Gobierno es que, por primera vez, la obligatoriedad de especificar el origen de un alimento en el etiquetado no viene impuesto por Bruselas sino que se produce por iniciativa del ministerio de Agricultura. La cartera dirigida por Luis Planas anuncia que está estudiando aplicar a la miel esta misma norma de etiquetado.


Read full article on Economía


Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA