CLARA PINAR / VÍDEO: EUROPA PRESS

  • Casado compara a Sánchez con Maduro por utilizar el Congreso como éste al Parlamento de Venezuela.
  • PP y Ciudadanos contemplan quejarse ante la Mesa del Congreso contra una medida que facilitará una ley que ellos no quieren variar.
  • Hacienda espera que la reforma legal se haga en cuestión de días y después presentará un nuevo techo de gasto.
  • La Moncloa recuerda que el PP hizo lo mismo en 14 ocasiones durante esta legislatura.

Pedro Sánchez

El proceso para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 se ha empantanado este miércoles en el Congreso por cuestiones de procedimiento después de que el PSOE colara a última hora del martes como enmienda a una ley ya en tramitación un cambio para eliminar la capacidad de veto a los Presupuestos que tiene el PP en el Senado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que es "perfectamente legal", mientras que el líder del PP, Pablo Casado, le ha llamado por ello "autoritario" y le ha acusado de tratar al Parlamento como hace Nicolás Maduro en Venezuela. Además, populares y Ciudadanos estudian presentar sendos recursos de amparo ante dos instancias distintas del Congreso.

"Este Gobierno lo que quiere es una modificación a una ley anacrónica que da un poder al Senado que no tiene en ninguna otra ley", ha espetado Sánchez a Casado, que lidera el partido que, como Ciudadanos, ya ha votado en dos ocasiones, en la Mesa y este martes en el Pleno, en contra de reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y que, con su mayoría absoluta en el Senado, a día de hoy tiene el poder de vetar la aprobación de las Cuentas.

Estas explicaciones no han convencido a Casado, que en la sesión de control, ha reprochado que "lo de ayer, además de contra la ley de la violencia de género", contradice "seis sentencias del Tribunal Constitucional". El presidente del PP ha acusado al jefe del Gobierno de hacer "como en Venezuela".

"Basta ver la prensa de hoy para comprobar que el Gobierno camina a lomos de una mentira y del autoritarismo. Hemos visto un fraude de ley para amordazar al Senado. Como en Venezuela, cuando no les gusta una Cámara por sus mayorías, o la duplican o la cierran", ha reprochado Casado a Sánchez en una intervención en la que, tras poner en duda la continuidad, uno por uno, de todos sus ministros, le ha exigido que convoque elecciones porque "la Moncloa le queda grande".

El presidente del Gobierno ha señalado que este atajo legal permite "desbloquear un debate en esta Cámara [por el Congreso] que ustedes bloquean en la Mesa del Congreso" y ha exigido a Casado que "desbloquee el debate de la Ley de Estabilidad Presupuestaria".

El rifi rafe entre Sánchez y Casado sobre esta cuestión ha sido tal, que el presidente del Gobierno se ha permitido mofarse del líder del PP, por aludir a una ley contra la violencia machista, cuando la enmienda en cuestión se ha introducido en una proposición para reformar la ley del Poder Judicial, para formar a jueces contra la la violencia machista. "No se ha leído el papel", le ha dicho.

Recursos contra la decisión

La protesta del PP por lo que considera un "fraude de ley" no se ha quedado en las palabras de Casado en la sesión de control. El PP está estudiando "la vía" para que la Mesa del Congreso paralice lo que este partido considera "una burla al Parlamento".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también ha anunciado medidas para frenar la inclusión de la enmienda de la discordia en una rueda de prensa en la que ha denunciado "el atropello, el escándalo, de meter una enmienda por la puerta de atrás".

En primer lugar, Rivera ha pedido al PSOE que, "no avergënce más a las instituciones" y, "si le queda un poquito de dignidad, retire la enmienda".

Si no, Ciudadanos presentará una "queja" para que se retire ante la comisión de Justicia del Congreso, el órgano donde se encuentra la tramitación de la ley enmendada para eliminar el veto del Senado a los Presupuestos. Si tampoco se consigue así, pedirá el amparo a la comisión, al considerar que se ha vulnerado el derecho de los diputados a presentar enmiendas. No obstante, Rivera no ha descartado pedir el amparo de la Mesa si su protesta no es escuchada en la comisión de Justicia.

Fuentes parlamentarias calculan dos años el tiempo que la Mesa puede tardar en resolver este tipo de recursos, de manera que supondría situarse en 2020, un plazo que excede con mucho el que calcula el Gobierno para aprobar las Cuentas de 2019, el mes de febrero.

Rivera ha admitido que, como el PP, Ciudadanos no quiere modificar la Ley de Estabilidad Prepuestaria para, como quiere el PSOE y el Gobierno, eliminar la capacidad de veto del Senado sobre los Presupuestos y de hecho este martes votó en el Pleno en contra de tramitar por procedimiento ordinario la reforma.

A pesar de ello, Rivera se ha mostrado dispuesto a la tramitación de una proposición de ley del Gobierno para tal fin y si no lo demostró ayer, ha dicho, es porque quiere quela propuesta emane del Gobierno, no de su grupo parlamentario.

Precedentes del PP

Antes que el presidente del Gobierno, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha salido este miércoles en defensa del movimiento del martes al asegurar que "el Gobierno está utilizando todos los instrumentos legales que tiene a su alcance" para aprobar unos presupuestos para 2019 que, según ha apuntado la ministra, incluye 2.500 millones más pensiones y "cantidades similares" para Educación, Sanidad y Dependencia.

Además de "legal", según Sánchez y Montero, la Moncloa ha recordado este miércoles que la introducción de "enmiendas no coincidentes" con el tema de  proyectos de ley  en tramitación ha sido un recurso al que el PP ha recurrido 14 veces en la presente legislatura, en la que gobernó hasta la moción de censura de junio pasado.

Según el "estudio" realizado por la Moncloa sobre esta cuestión, por ejemplo, el PP introdujo hasta cinco "enmiendas no coincidentes" en la Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, sobre aspectos como el concepto de asegurado a efectos de asistencia sanitaria, para modificar la ley de firma electrónica, la ley general presupuestaria, modificar los Presupuestos de 2015 o relativa a la Ley del Juego.

Una vez encarrilada la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que el Gobierno confía en que será un hecho en cuestión de "días", el Consejo de Ministros aprobará el nuevo techo de gasto, paso previo para elaborar los Presupuestos, en el que ha estado trabajado en agosto, después de que el Congreso rechazara en julio una primera versión.

Entonces, los grupos reprocharon al Gobierno que no lo hubiera negociado previamente pero tampoco quisieron poner condiciones para dar su luz verde porque, adujeron algunos, el PP iba a vetarlo de todas formas en el Senado. Esta es la posibilidad con la que ahora el Gobierno cree que ha encontrado la manera para eliminarla.

Enmienda a la ley del Poder Judicial

A última hora de este martes, el PSOE introdujo una enmienda a la proposición de ley orgánica de reforma de la Ley del Poder Judicial para introducir la modificación que busca en la ley de Estabilidad Presupuestaria y evitar así que el Senado tenga la última palabra en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Esta capacidad de la Cámara Alta supone, en la práctica, que el PP puede vetar con su mayoría absoluta la aprobación de las cuentas y ha sido calificada por el PSOE como una anomalía, dado que el Senado no puede vetar las decisiones del Congreso más que en lo relativo a los Presupuestos.

En concreto, se introdujo una nueva redacción del artículo 15.6 que dice que cuando el Senado vete ue Presupuesto, esta regresará al Congreso, que podrá aprobarlo por mayoría simple.

De la modificación de esta disposición depende que el Gobierno de Sánchez pueda pensar en aprobar el Presupuesto de 2019, para lo que había pedido la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y que se haga de urgencia, algo que tanto PP y como Ciudadanos rechazan en la Mesa del Congreso.

Tras una primera negativa a tramitar de urgencia la modificación de esta ley, el PSOE lo ha vuelto a solicitar pero entretanto recurrió este martes a lo que el PP llama "fraude de ley" y el Gobierno, simplemente, un "instrumento legal" a su alcance para hacer aprobar la reforma por medio de otra ley, la del Poder Judicial, que está ya en tramitación, en una comisión como la de Justicia que preside una diputada socialista que el PSOE confía en que dinamizará los trabajos y que el Senado no podrá vetar después.


Read full article on Economía


Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA