NANI F. CORES

  • El creador madrileño inaugura dos exposiciones simultáneas en Madrid y Ciudad de México.
  • Ambas exploran lo oculto en los restos arqueológicos y su integración en el paisaje.

Luis Úrculo. No hacer, no estar sobre Arte Mexicano, época prehispánica, 2018

Desde el inicio de sus carrera artística Luis Úrculo (Madrid, 1978) ha vinculado siempre sus creaciones con su formación como arquitecto. Interesado en todo lo periférico a la arquitectura, su trabajo se ha basado en la ficción, la representación y la interpretación de lo doméstico.

Estos días, regresa por partida doble con dos muestras individuales simultáneas. Una de ellas en su galería madrileña de referencia, la Max Estrella, y la otra en Arredondo Arozarena en Ciudad de México (el artista vive a caballo entre México y España). Ambas, separadas por un océano, están unidas por un nexo común: su estudio sobre lo oculto en los restos arqueológicos y su integración en el paisaje. 



Para su segunda exposición en la Max Estrella Úrculo se aleja de lo doméstico: "en esta ocasión nos lleva a la estratigrafía arqueológica, a pensar en todo aquello que permanece oculto bajo nuestros pies", dice la galerista Amelie Aranguren en un texto en el que conversa con el artista.

En Paisajes Intuidos Pt.2, que podrá visitarse hasta el 11 de noviembre, el autor propone un recorrido por la arquitectura de todo aquello que no se ve cuando visitamos un yacimiento arqueológico.

"Como en la criminología o la astronomía, siempre hay piezas que permanecen ocultas y que necesitan ser interpretadas para poder cerrar el puzzle del conocimiento. Esa interpretación es la base de la obra de Úrculo en esta exposición", dice la galería.

Por su parte, en Arredondo Arozarena de Ciudad de México el artista presenta A Green croma, over yoga mata, over flashing lights. Para poder dar forma a esta otra exposición, Úrculo ha visitado numerosas ruinas de México y se ha empapado de literatura arqueológica. Parte de la idea de dejar las cosas tal y como están para permitir que sean ellas mismas las que se integren en el paisaje de una manera natural.

"¿Cómo sería un mural o una pirámide si se hubiera dejado estar? El artista rescata para sus obras la misma materia de las ruinas, la arcilla de Oaxaca, para realizar el 'anti gesto' o la 'no acción' y poner encima de la mesa cómo se verían esos objetos y esos espacios si no se hubiesen manipulado, excavado, removido, si se hubiera dejado dibujar el paisaje naturalmente, esculpido solo por el tiempo", explica la galería.

Parte de este trabajo lo ha desarrollado durante su estancia en Casa Wabi, famosa residencia artística ideada por Bosco Sodi, en la costa de Oaxaca, donde pudo trabajar por primera vez con piezas barro y cocer en hornos de artesanos locales. Además, ha realizado diversos vídeos que entierran imágenes de excavaciones arqueológicas con un spray que simula el paso del tiempo.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA