EMILIO ORDIZ

Retiran la furgoneta del atentado de Barcelona

Quince muertos y más de cien heridos. Ese es el balance que dejó, hace un año, el segundo atentado yihadista  más cruento de la historia de España -tras el 11-M- y que ahora se recuerda. Doce personas formaron parte de la célula que perpetró los ataques, entre detenidos, abatidos y dos que quedaron en libertad por falta de pruebas contra ellos.

Los atentados se cometieron en la tarde-noche del 17 de agosto de 2017, pero la preparación se inició meses antes. Los gritos de "no tinc por" inundaron España los días posteriores. Pero, ¿cómo se prepararon y como se llevaron a cabo los ataques?

Abril de 2017

Localidad de Alcanar, a 200 kilómetros de Barcelona. Allí se instala la célula terrorista que cinco meses después atentará en Barcelona y Cambrils. Los vecinos tildaron de "discretos" a los chicos, que lo cierto es que trazaron el plan en el más absoluto hermetismo.

"No había música ni niños, tampoco mujeres", comentaron los vecinos después de descubrir lo que habían perpetrado aquellos jóvenes. Planearon todo sin levantar sospechas.

1 y 2 de agosto de 2017

A lo largo de esos dos días, los terroristas adquieren hasta 500 litros de acetona, bombonas y otros ingredientes con un único objetivo: fabricar explosivos.

16 de agosto

Martine Groby recoge la mesa después de la cena cuando una explosión ocurrida en la vivienda vecina la tira al suelo. Uno de los documentos judiciales recoge lo siguiente: "La nube en forma de hongo que se produjo tras la explosión" fue visible "a kilómetros de distancia". Esto sucede a las 23.30 horas. Ese mismo día, por la tarde, Driss Oukabir y Mohamed Hichamy habían alquilado una furgoneta cada uno.

En la explosión mueren dos personas. Uno de ellos es el imán Abdelbaki Es Satty, que resulta ser el reclutador de los jóvenes. Con él se habían radicalizado. También pierde la vida Youssef Aallaa, mientras que Mohamed Houli Chemlal sobrevive al estar fuera de la vivienda.

17 de agosto

Es el día D. A las cuatro de la tarde la policía limpia los escombros de la vivienda en Alcanar, cuando ocurre una segunda explosión. Seis policías y dos bomberos, así como el operador de una excavadora, resultan heridos.

A falta de diez minutos para las cinco de la tarde una camioneta blanca recorre a toda velocidad y haciendo eses unos 700 metros de la zona peatonal de Las Ramblas, la más turística de las avenidas en Barcelona. Mueren 13 personas y quedan heridas más de 120.

Al volante del vehículo va Younes Abouyaaqoub, de 22 años. Después del recorrido, desciende de la camioneta y huye por el popular mercado de La Boquería.

Poco más de una hora después de haber iniciado la embestida, Abouyaaqoub recorré seis kilómetros a pie hasta llegar a la zona de la universidad, donde asesina a Pau Pérez para robarle el coche. Con él se salta un control policial y hiere a un agente. Consigue escaparse a pesar de que el resto de policías desplegados abren fuego contra el vehículo.

Antes de las ocho de la tarde, un grupo de agentes examina un Ford Focus abandonado en Sant Just Desvern, a las afueras de Barcelona. Encuentran el cadáver de Pau Pérez: desde ese momento manejan dos hipótesis. La primera, que muriera por culpa de los disparos. La segunda, y correcta, que fuera acuchillado.

Solo una hora después de este avance, el Estado Islámico reivindica el atentado de las Ramblas. Se entra entonces en otra fase de la investigación.

18 de agosto

La madrugada del viernes también iba a ser aterradora. A la una y cuarto, cinco individuos (Moussa Oukabir, Mohamed Hychami, Said Aallaa, Omar Hcychamy y Hussain Abouyaaqoub) recorrren arrollando a los allí presentes el paseo marítimo de Cambrils en un Audi A3.

El vehículo se estrella contra un coche patrulla y acaba volcando. En ese momento, todos salen. Disparan y matan a una mujer antes de ser abatidos por la Policía. En ese momento, paralelamente detienen en Ripoll a Mohamed Aallaa.

19 de agosto

Como ya había sucedido con el ataque de las Ramblas, Estado Islámico también reivindica el atentado de Cambrils.

21 de agosto

A las cinco de la tarde llega otro de los momentos clave en el transcurso de los hechos. Younes Abouyaaqoub es abatido por dos policías que le encuentran escondido en unos viñedos. El terrorista grita "Alá es grande" y se abre la chaqueta mostrando un cinturón de explosivos que resulta ser falso. Ahí, a pesar de la caída de quien perpetró el atentado de Barcelona, la investigación sigue lejos de cerrarse.

22 de agosto

Los cuatro detenidos llegan ante el juez, en la Audiencia Nacional. Chemlal y Driss Oukabir son imputados por "asesinato terrorista" y encarcelados. Reconocen que preparaban atentados contra "monumentos" de Barcelona, algo que se ha confirmado ahora, en 2018, tras levantarse parcialmente el secreto de sumario del caso.

Mohamed Aalla, dueño del Audi, queda en libertad provisional, tras alegar que el coche estaba a su nombre pero que realmente era su hermano Said, abatido en Cambrils, quien lo usaba.

El juez se da tres días más para determinar la suerte del cuarto detenido, Salah El Karib, gerente de un locutorio de llamadas al exterior en Ripoll. Documentos judiciales revelan que entre los escombros de la vivienda de Alcanar la policía halló un papel manuscrito en árabe dentro de un libro de color verde, que dice: "Breve carta de los Soldados del Estado Islámico en la tierra del Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores". Al Andalus es el nombre de los territorios españoles bajo dominación musulmana hasta 1492.

24 de agosto

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu deja en libertar provisional a Salah el Karib. Hay indicios contra él, pero no eran lo suficientemente sólidos como para que entrase en la cárcel. El hombre, de 34 años, fue detenido en el locutorio donde Driss Oukabir compró los billetes de avión.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA