ATLAS / EFE

  • ¿Paracetamol o ibuprofeno? Qué hay que tomar en cada caso y qué estás haciendo mal.

Píldora digital

La píldora digital ya se prueba en Estados Unidos. El objetivo más obvio es frenar el gasto que se produce cuando no se terminan los fármacos prescritos. Un estudio de 2017 ha desvelado que el 20% de los tratamientos no llegan a finalizarse.

Otro fin más a largo plazo: personalizar las pastillas para que se ajusten a las necesidades del paciente. Este es un avance muy novedoso tanto para la medicina como para el software: ahora será mucho más sencillo y barato obtener datos del cuerpo humano. Los expertos aseguran que esta tendencia se trasladará en unos años a la alimentación.

La Administración para la Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció la aprobación de una nueva píldora que incorpora un sensor que permite la monitorización de la ingesta del medicamento por parte de pacientes afectados por trastornos mentales.

El uso de este producto fue aprobado para casos de tratamiento de esquizofrenia, de trastornos obsesivos agudos, de trastornos mixtos asociados a la bipolaridad y como un complemento para depresiones en adultos. El sensor, integrado en una píldora de aripiprazol, envía los datos recabados a una aplicación para teléfonos móviles, desde donde podrá hacerse un seguimiento de la ingesta del medicamento por parte del paciente, quien podrá autorizar a sus doctores para que accedan a esta información.

Su funcionamiento, en teoría, es sencillo de entender. Del tamaño de un grano de arroz, la píldora digital se activa en contacto con los jugos gástricos del estómago. Entonces, puede emitir señales, aunque no funciona en tiempo real. La información se traslada a una aplicación para dispositivos móviles.

Fabricado por Proteus Digital Health, Abilify MyCite, el nombre de la píldora, incluye en sus advertencias que puede generar riesgos de muerte a pacientes mayores con psicosis similares a la demencia (trastorno para el que no está aprobado su uso) y que son tratados con antipsicóticos, según un comunicado de la institución.

También alerta de los peligros en niños, adolescentes y jóvenes que tomen antidepresivos, porque podría incrementar los comportamientos y pensamientos suicidas. Abilify fue aprobada inicialmente en 2002 para el tratamiento de esquizofrenia y en 2012 se comenzó a permitir el anuncio de los sensores integrados en este compuesto.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA