NANI F. CORES

  • La exposición coincide con el 50 aniversario de su muerte.
  • Puede visitarse hasta el 15 de septiembre en Madrid.

Cartel de la exposición 'León Felipe: El poeta del roto violín'

"Ten una voz, mujer, que pueda cuando yo esté contando las estrellas decirme de tal modo ¿qué cuentas? que al volver hacia ti los ojos crea que pasé contando de una estrella a otra estrella".

Así rezaba el poema Cómo ha de ser tu voz de León Felipe. Adscrito a la Generación del 27 aunque con un estilo personalísimo difícil de clasificar, el autor zamorano recibe estos días el homenaje de la Biblioteca Nacional de España a través de la muestra bibliográfica León Felipe (1884-1968): El poeta del roto violín, que puede visitarse hasta el 15 de septiembre.

Un recorrido por una de las voces más representativas de la poesía española en el exilio a través de 30 obras entre las que se incluyen antologías, poesía, traducciones, teatro, adaptaciones teatrales, biografías y libros sobre su vida y trayectoria literaria.

La muestra, con la que se conmemora el 50 aniversario de su muerte, coincide en el tiempo con otra exposición León Felipe: ¿Quién soy yo?, que puede verse hasta el 30 de septiembre en el Museo Etnográfico de Castilla y León en Zamora y a la que la BNE ha prestado nueve obras.

Hijo de un notario y apasionado del teatro (sobre todo, de Shakespeare) en su juventud accede a estudiar Farmacia a cambio del permiso paterno para trasladarse de Santander a Madrid. Sería precisamente un mal negocio con unas farmacias lo que le llevaría a cárcel, donde descubre El Quijote y escribe sus primeros poemas.

En 1919 se instala en la pequeña localidad de Almonacid de Zorita (Guadalajara) y es allí donde da forma a sus Versos y oraciones del caminante, libro donde confluyen tres de sus grandes temas: la soledad, el camino y Dios.

Comenzará poco después su periplo por el exilio. Durante los siguientes años vive en Guinea, México, Estados Unidos (donde conoce a su futura mujer Berta Gamboa), Panamá y finalmente -tras una breve estancia en España durante la Guerra Civil donde milita como republicano- se exilia definitivamente a México. 

De este país en el que viviría hasta su muerte en 1968 diría: "Llegué a México (por primera vez) montado en la cola de la revolución. Corría el año de 1923. Después, aquí he vivido por muchos años: Aquí he gritado, he sufrido, he protestado, he blasfemado, me he llenado de asombro…".

Tras la muerte de su esposa en 1957 abandona la poesía a la que no regresará hasta pasados los 80 con Oh, ese viejo y roto violín, obra que precisamente sirve de inspiración para el título de esta muestra.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA