20MINUTOS.ES

  • La exposición repasa los diferentes usos de la plaza durante estos cuatro siglos a través de 300 obras.
  • Puede visitarse hasta el próximo mes de noviembre.

Una de las obras que forman parte de la exposición 'La Plaza Mayor. Retrato y máscara de Madrid'

En ella se han celebrado fiestas, canonizaciones, autos de fe, desfiles, tauromaquias, procesiones, sirvió como estación para diligencias, tranvías y autocares, se reinventó como lugar de paseo y zona ajardinada y, finalmente, le devolvieron su esencia original y pavimento para convertirla en uno de los emblemas de la capital.

Hablamos, cómo no, de la Plaza Mayor de Madrid. Construida en 1617 según el proyecto de Juan Gómez de Mora. Prototipo, sin lugar a dudas, de todas las plazas mayores españolas. Reconstruida en el siglo XVIII tras ser pasto de las llamas en 1790. Lugar de peregrinaje de todo visitante que se precie. El año pasado cumplía 400 años y la celebración continúa este 2018 con la exposición La Plaza Mayor. Retrato y máscara de Madrid, que podrá visitarse en el Museo de Historia hasta el próximo mes de noviembre.

Se trata de un completo e intenso recorrido por la historia de la Plaza Mayor, a través de "los diferentes usos y configuraciones que la ciudad de Madrid le ha dado a la plaza en función de las necesidades y modas que se imponían en cada época histórica".

Una exposición que incluye un total de 300 piezas que proceden de distintas instituciones como la Biblioteca Nacional, el Archivo Histórico Nacional o la Pinacote de Caserta, además de por distintos fondos municipales. Todos ellos han sido reunidos gracias a la tenacidad y el saber hacer de sus comisarios: Antonio Bonet, presidente de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando; y Beatriz Blasco, catedrática de historia del arte.

La muestra se divide en dos espacios. La sala de exposiciones temporales del museo acoge una parte articulada en seis secciones cronológicas que abarcan varias áreas temáticas – La plaza abierta (1617-1790), La plaza en fiestas, La plaza cerrada (1790-1846), La plaza jardín (1843-1939), Una imagen de postal y Otros usos, nuevas propuestas (1920-2017).

Entre las más de 300 piezas destacan algunas del propio Museo de Historia como las vistas más antiguas de la plaza con los cuadros de Juan de la Corte Fiesta en la plaza Mayor de Madrid, de 1630 o el anónimo Perspectiva de la plaza Mayor, de 1634 aproximadamente, junto a diversas estampas que representan un auto de fe o el incendio de 1790 además de las fotografías y postales que muestran la plaza ajardinada durante el siglo XIX.

En cuanto a los préstamos, destaca la vista pintada por Antonio Joli hacia 1750 representado la plaza en día de mercado, cedida por la Pinacoteca de Caserta, los dibujos de Juan de Villanueva con los proyectos de reconstrucción de la plaza tras el incendio, provenientes de la Biblioteca Nacional, o una serie de esculturas taurinas del Museo de Valladolid junto a los dibujos de las Casas de la Panadería y Carnicería y las tarascas que ha aportado el Archivo de Villa.

Por su parte, el patio de acogida del museo sigue también un recorrido histórico y temático a través de reproducciones fotográficas de carteles, fotografías, impresos, fotogramas del NO-DO, además de una maqueta que muestra la plaza en los años 60 del siglo XX

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

Videos

Oculto
Mostrar


LOWE USA