MERCEDES BORJA

  • La Dra. Beatriz Beltrán, académica de honor de la Academia de Nutrición y Dietética, habla sobre veganismo.
  • ¿Todos los veganos son delgados?, ¿este tipo de dietas son más caras? La experta responde a estas cuestiones.

Platos veganos

El prestigioso semanario The Economist aseguró a finales del año pasado que 2919 va a ser el año del veganismo, el que marque un punto de inflexión en el que este tipo de alimentación deje de ser minoritaria. Las cifras hablan por sí solas, pues el según el estudio The Green Revolution, llevado a cabo por Lantern, en los últimos dos años ha aumentado en un 27% las personas que se consideran veggies en España, lo que supone que un 9,9 % de la población total dice ser vegano, vegetariano o flexitariano. En Estados Unidos 'la revolución verde' es aún mayor, pues el 25% de los jóvenes de entre 25 y 34 años se declaran vegetarianos o veganos.

En un universo que crece tan deprisa, ya sea por moda o por conciencia medioambiental o de bienestar animal, corremos el riesgo de que la desinformación se transmita a la misma velocidad. Y es que son muchos los mitos y medias verdades que rodean a este tipo de alimentación. Veamos algunas de ellas.

¿Los vegetarianos y los veganos son lo mismo?

Casi la mitad de la población española, según el estudio de Lidl My Best Veggie: ¿Conoces el mundo veggie?, no conoce la diferencia entre los distintos tipos de alimentación dentro del mundo veggie.

La Doctora Beatriz Beltrán, académica de honor de la Academia Española de Nutrición y Dietética, nos ayuda a aclarar conceptos: "un vegetariano es toda aquella persona que tiene una tendencia a consumir lo vegetal por encima de los alimentos de origen animal. Aquellas personas que sólo comen huevos y leche serían vegetarianos u ovolactovegetarianos, y los veganos son aquellos que no comen absolutamente nada que provenga de un animal, ni siquiera miel".

Los flexitarianos, es decir, los que buscan reducir considerablemente el consumo de alimentos de origen animal sin eliminarlos del todo, también estarían, por tanto, dentro del universo veggie.

¿La dieta vegana es más sana?

Sin duda, una persona que opta por una dieta vegana se preocupa de su alimentación y, por tanto, es probable que sea más sana que la de una persona que no se preocupa tanto por lo que come. De hecho, un estudio publicado en la revista JAMA, de la American Heart Association, asegura que las dietas vegetarianas contribuyen a reducir el colesterol y la presión arterial.

Sin embargo, no puede decirse que una dieta vegana 'per se' sea más sana que una dieta omnívora, "una dieta vegana mal planteada puede ser peligrosa, pues corren el riesgo de tener carencias nutricionales importantes, "hay nutrientes como la vitamina B12, el hierro y en menos medida el calcio, que no están o están muy poco presentes en los vegetales", afirma la doctora Beltrán.

Es por eso que los veganos siempre tienen que suplementarse, ya sea a base de comprimidos o tomando alimentos enriquecidos. Además, hay alimentos que pueden considerarse veggies, que tienen poco de sanos, sobre todo algunos alimentos ultraprocesados, como los snacks o la bollería.

¿Es necesaria la carne para estar sano?

Es uno de los mitos más extendidos en torno a las dietas vegetarianas, pero la doctora Beltrán es tajante, "todos los alimentos de origen cárnico pueden sustituirse por alimentos de origen vegetal". Y es que nuestro cuerpo entiende de nutrientes, no de alimentos, y si un nutriente determinado lo encontramos tanto en un alimento de origen animal como de vegetal, podremos comer cualquiera de los dos para tener cubiertas nuestras necesidades nutricionales.

Es más, cada vez son más los estudios que relacionan el consumo excesivo de carne, especialmente roja, con multitud de problemas de salud, como el colesterol, la hipertensión e incluso algunos tipos de cáncer.

¿Los veganos no comen suficientes proteínas?

No podemos negar que la carne o el pescado son grandes fuentes de proteínas, pero no son las únicas, pues hay multitud de alimentos de origen vegetal muy ricos en proteínas, como las legumbres, los frutos secos o las semillas. Por tanto, una dieta vegana bien planificada no será carente en proteínas. Es más, se calcula que en el occidente se consumen muchas más proteínas de las que se necesitan.

¿Todos los veganos son delgados?

Es cierto que es más fácil ver a un omnívoro con sobrepeso que a un vegano, pero una dieta vegana no es una dieta hipocalórica y, por tanto, no se tiene por qué perder peso con ella. Es más, muchos alimentos veganos son ricos en grasas o en azúcares y, por tanto, muy calóricos. Tener o no sobrepeso depende de más factores, como si llevamos una vida activa o no. Lo que sí es cierto es que las personas veganas tienen más tendencia a cuidarse y, por tanto, a mantener un peso saludable. Y es que el único ingrediente que no puede faltar en cualquier dieta es el ejercicio físico.

¿Las dietas veganas son aburridas y sin sabor?

Aquí puede haber algo de realidad, pero el problema no son los alimentos en sí sino la forma que tenemos de cocinarlos. La doctora Beatriz Beltrán, especialista en Nutrición y Dietética, está segura de que "esto puede cambiar, pues el problema es que no nos han enseñado a comer los vegetales de distintas maneras.

Un caso muy claro son las legumbres, que solo estamos acostumbrados a comerlas en potaje y poco más cuando en realidad son muy versátiles: se pueden comer en hamburguesas, en ensalada, con los cereales del desayuno, para espesar un caldo... "Nos hace falta un poco de formación para aprender a sacarle todo el sabor a los vegetales". Y es que Beatriz es una gran defensora de las dietas 'placenteras'. "Si no gusta, no se come. No podemos comer toda la vida sacrificados", afirma.

¿Los alimentos veganos son más claros?

En general esto no es cierto, pues, aunque hay algunos alimentos típicos en la dieta vegana que sí son más caros, como las bebidas vegetales, la soja texturizada, el tofu, etc., la mayoría de ellos son alimentos bastante accesibles, como el arroz, las legumbres, la pasta, las frutas y verduras de temporada... Sobre todo, si los comparamos con otros de consumo habitual en la dieta omnívora, como las carnes rojas, el queso, el pescado o el marisco, que son mucho mas caros.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online



LOWE USA