K.BOUSMAHA

  • 20minutos habla con el director del proyecto, Fernando Martín, profesor de la Escuela de Telecomunicaciones.
  • Se trata de una iniciativa impulsada por la Comisión Europea en colaboración con la Universidad de Vigo.
  • Este viernes 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua.

drones contra basura marina

Este viernes 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua y el lema de las Naciones Unidas de este año es: No dejar a nadie atrás. Esto recuerda lo importante que es el agua para la supervivencia humana. Se trata de un elemento que todos necesitamos, por tanto, todo el mundo debe beneficiarse.

Uno de los problemas a los que se enfrentan nuestros océanos es la basura marina. La lucha para acabar con esta lacra ya cuenta con unos nuevos aliados: los drones. Estos ayudarán a agilizar las labores de cuantificación y clasificación de residuos, labor que en la actualidad se realiza mediante métodos tradicionales, para saber con exactitud la dimensión del problema.

Esta es la filosofía con la que nació el proyecto LitterDrone, financiado por la Comisión Europea y que ha sido desarrollado por un consorcio que integran la Universidad de Vigo, la Asociación Española de Basuras Marinas y la empresa Grafinta S.A. 20minutos entrevista al director del proyecto, Fernando Martín, profesor de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo.

¿En qué consiste el proyecto 'LitterDrone' a grandes rasgos?

Es una herramienta de monitorización de la basura marina, la que se encuentra en las playas, en principio, no de la flotante. Y monitorización quiere decir detectar cuántos residuos hay, intentar medirlos en tamaño y el área de la arena cubierta por residuos. Finalmente, identificar los tipos de residuos que nos encontremos.

¿Con qué objetivos nace este proyecto?

El objetivo principal es el de intentar aportar una herramienta más para paliar el problema de la basura marina.  Es innovadora en el campo de la monitorización, de poder estudiar el problema, no solo saber la cantidad y la naturaleza de los residuos que aparecen. Se trata de saber usar la información optimizar campañas de limpieza.

¿Qué valor añadido o beneficios tiene con respecto a las tecnologías tradicionales?

Actualmente, las únicas tecnologías que hay son manuales. Son personas a pie anotando. Frente a eso, LitterDrone tiene la ventaja de que genera imágenes de los residuos que tenemos, tanto una imagen global como un mapa de toda la playa. Después, al procesar esa imagen global obtenemos fotos individuales, es decir captura de cada uno de los residuos. Por tanto, tenemos más información. Cuando un creador humano apunta algo, nos fiamos de él, pero si se equivoca no hay manera de corregirlo, mientras que a nosotros nos quedaría un registro. Con él trabajaríamos a posteriori, comprobar si las anotaciones son buenas. Sabemos, además, dónde está cada residuo, algo que en un muestreo humano anota lo que hay y no se puede hacer un mapa ni se pueden medir. Nosotros sí sabemos cuánto mide.

¿Han empezado a trabajar con alguna playa española o de algún país de la UE?

Las pruebas se hicieron todas en Galicia, en las ilsas Cíes, que es un parque natural. Hemos trabajados con dos playas, una que ya está en el programa del seguimiento español, la playa Rodasy otra cercana que es la de Nosa Señora. 

¿Qué tipos de objetos se detectan y cuáles son los más frecuentes?

La mayor parte de los que se encuentra es plástico. Los tipos de objetos que más se repiten son las botellas, los tapones, los bastoncillos, palitos de chupachups o de helados y también es bastante común, uno de los residuos que suele traer el mar, son los restos de pesca o agricultura. Estos pueden ser restos de redes, redes rotas, restos de ropa y algunos accesorios que se usan en la agricultura del mar.

¿El dron puede cuantificar la cantidad de basura? ¿A cuánto habéis llegado?

Realmente, en las Cíes, en los vuelos que hicimos nos encontramos la playa bastante limpia porque es un parque natural y se limpia periódicamente. Curiosamente, uno de los vuelos fue un día y al día siguiente el mar trajo muchos residuos de madera, claro eso en el momento del vuelo eso no estaba, era el día de vuelta y por tanto, no se pudo tomar constancia de ello.

¿Es ya viable el proyecto? ¿Puede empezar a funcionar?

Sí, pero tiene sus dificultades. Hay que desplazarse a una playa en concreto, el piloto por legislación tiene que estar cerca del aparato y no puede volar a gran distancia. A lo mejor sí puede estudiar una playa de difícil acceso, mientras vea se puede trabajar o ver si puede hacerlo en varias playas. Después, se procesan las imágenes en el ordenador y se obtiene el informe que luego es revisado por humanos. Básicamente, para ver lo que ha identificado y para detectar algunos objetos que el programa no ha reconocido. Al aparato reconoce los objetos típicos como las latas, los tapones, etc. y después va aprendiendo.

¿Con qué dificultades se han encontrado al trabajar con este proyecto?

Hemos tenido bastantes dificultades con la legislación del uso de drones, porque legalmente hay que hacer un plan de vuelo, con cierta antelación. Además, al ser un parque natural hemos tenido que pedir un permiso y en algún momento hemos tenido que pedir a alguien que abandone la playa por razones de seguridad. En el trabajo después, en el laboratorio al ser un nuevo proyecto se encuentran muchos errores y hay que ir corrigiendo.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online



LOWE USA